5 años de Innovación Pública y mucho que aprender todavía.

Leía estas pasadas vacaciones de verano un comentario de Twitter de mi compañero y amigo Víctor Almonacid sobre el hecho de que por fin algunas AAPP están empezando a solicitar perfiles de responsables de “innovación” para sus plantillas…y echando yo ahora la vista atrás, caigo en la cuenta precisamente de que este pasado mes de septiembre cumplí 5 años al frente del «Servicio de Administración e Innovación Pública de la Diputación de Castellón«, un departamento de nueva creación que allá por el 2013 se le encomendaron (literalmente) las siguientes funciones: 

.- Registro General – asegurando la garantía de legalidad de la documentación que se registre de entrada en la Corporación, incorporando los nuevos aplicativos de registro que permitan el acceso telemático de los administrados y la tramitación electrónica de los expedientes administrativos.
 
.- Acceso electrónico a la Administración (modernización) – disponiendo las medidas y previsiones necesarias para incorporar la Administración electrónica en la tramitación administrativa, colaborando con la Secretaría General, y habilitando las medidas de seguridad suficientes que garanticen el cumplimiento de la normativa sobre protección de datos.
 
.- Información pública – disponiendo las actuaciones necesarias para canalizar la información administrativa a través de los medios propios con que cuenta esta administración.
 
.- Régimen Interior – Tramitando los expedientes corporativos que deriven de la gestión interna de esta Diputación, como aquéllos otros exógenos al funcionamiento de la misma y que permiten desconcentrar la función administrativa, mediante la creación de entidades u organismos afectos a las funciones y necesidades de esta administración.

Coincidió ese septiembre de 2013 con dos hechos que me marcaron personal y profesionalmente para siempre. El primero, la muerte de mi padre un 5 de septiembre después de una larga enfermedad y un desenlace más que esperado, y la realización (durante 18 meses) del Máster de Liderazgo y Dirección Pública del INAP, que como ya dije aquí, supuso un antes y un después en mi crecimiento profesional como empleado público. 

Con el tiempo, se le han asignado a nuestro Servicio de Innovación otras responsabilidades que se entendía que se situaban bajo el paraguas de ésta, como por ejemplo, todas las políticas públicas provinciales relativas al denominado Gobierno Abierto (transparencia, participación, datos abiertos, rendición de cuentas, etc.) así como aquéllas vinculadas del management organizativo (calidad, gestión por procesos, mejora continua, comunicación interna, etc). En fin, un popurrí de competencias muy entretenido, la verdad!
 
Podemos decir que el Servicio de Innovación de la Diputación de Castellón ha ido creciendo con los años en cuanto a su «portfolio de responsabilidades» casi al mismo tiempo que ha ido incorporando a nuevos compañeros de viaje cuya motivación y disponibilidad han hecho que tanto trabajo se pudiera llevar con suficiente holgura. Digamos que somos pocos, no nos engañemos, pero curramos de lo lindo y eso suele notarse 😉 . 
 
Cinco años ya son suficientes para más o menos saber de qué va todo esto de la «innovación«, de conocer a quien realmente vale la pena, de estar en dónde no puedes faltar, de arriesgar donde no te queda más remedio y de, sobre todo, aprovechar el tiempo para aprender todo lo que puedas. 

Dos cosas sí os diré al respecto que he aprendido durante estos años: primero, que la innovación es también una ACTITUD, una forma de entender tu trabajo e incluso tu vida, un elemento consustancial a nuestra propia existencia y, segundo, la innovación requiere consecuentemente mucho LIDERAZGO, para asumir esa actitud siempre cuestionada y pocas veces reconocida, liderazgo motivador que tire del carro cuando toque y que dé la cara por los demás cuando vengan mal dadas.
 
Y para acabar, solo recordar lo que decía Rafa Jiménez Asensio también este pasado mes de julio sobre la innovación: «innovar es el verbo de moda en el sector público, pero aún no ha pasado los muros de algunos sectores de altos funcionarios (principalmente locales) muy activos en las redes sociales. Lo cierto es que no ha penetrado aún en la siempre impenetrable política, que sigue anclada en las viejas recetas de la reforma o de la modernización»
En fin, que todavía nos queda cuerda para rato.
 
Un saludo y nos vamos leyendo 😉
2 Comentarios
  1. ALFREDO VARELA 5 meses

    Muy de acuerdo con el lema: «innovación es una actitud», es necesario y se requiere que exista un cambio en la condiciones y eso va mucho con la actitud de cómo afrontamos estos cambios. Se debe tener en cuenta cómo esta actitud influye en la manera de percibir aquel proceso de transición, por uno muy dinámico, consecuente y asertivo, o uno caótico y desordenado. Para el servicio público este punto es relevante, porque siempre que se quiere pasar a otro estado o situación, sin afectar la continuidad del servicio.

  2. Autor

    Gracias por tu comentario Alfredo, efectivamente es un momento decisivo de cambio donde la innovación debe servir como palanca de transformación a todos los niveles 😉

Contesta

Licencia Creative Commons Red Social NovaGob, (cc) 2020.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account