Aprobado el reglamento regulador del ejercicio del alto cargo en la Administración General del Estado

Con fecha 29 de septiembre de 2018, se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado, Real Decreto 1208/2018, de 28 de septiembre, por el que se aprueba el Reglamento por el que se desarrollan los títulos Preliminar, II y III de la Ley 3/2015, de 30 de marzo, reguladora del ejercicio del alto cargo de la Administración General del Estado.

Los seguidores de este blog probablemente recordarán la respuesta que el entonces gobierno de Mariano Rajoy, a través de la Oficina de Conflictos de Intereses, dio a mi petición de información relativa a la declaración de bienes y derechos patrimoniales de los altos cargos de la Administración General del Estado.

Pues bien, ahora el gobierno de Pedro Sánchez desarrolla los títulos preliminares II y III de la Ley 3/2015, de 30 de marzo, reguladora del ejercicio del alto cargo de la Administración General del Estado, aprobando un reglamento en donde se desarrolla cuáles son los cargos asimilados a los que se refiere el título preliminar de la citada Ley 3/2015, los procedimientos para que la Oficina de Conflicto de Intereses tenga conocimiento de los nombramientos en puestos de altos cargos en organismos y entidades del sector público, la documentación que ha de recibir, y las disposiciones comunes al registro de actividades, bienes y derechos patrimoniales de los altos cargos.

Además, mediante Resolución de 26 de septiembre de 2018, de la Secretaría de Estado de Función Pública, por la que se da cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 21.5 de la Ley 3/2015, se dispone la publicación de las declaraciones comprensivas de la situación patrimonial de los altos cargos nombrados y cesados desde el 1 de julio de 2014 hasta el 26 de julio de 2018, información que el gobierno de Mariano Rajoy estuvo ocultando a la ciudadanía, incumpliendo así lo establecido en la Ley 3/2015, escudándose en la falta de desarrollo de un reglamento que jamás tuvo la intención de aprobar.

Como suele decirse, más vale tarde que nunca. La información que ahora es pública, consta de los datos personales (nombre, apellidos y cargo), activos (bienes inmuebles según valor catastral y valor total de otros bienes) y pasivos (créditos, préstamos, deudas, etc.) de los altos cargos cesados y nombrados.

A la vista de la información publicada, difícilmente se podrá determinar si existe o no un enriquecimiento ilícito o si existen conflictos de intereses, ya que el extracto es sumamente escueto, a pesar de las 715 páginas de las que consta. Lo que sí se puede deducir, es la inmensa cantidad de altos cargos nombrados y cesados en los últimos 4 años, lo que viene a confirmar la politización de la Administración General del Estado y la necesidad de una regulación seria de la figura del directivo público contra los nombramientos a dedo y los ceses arbitrarios.

En este sentido, Fedeca elaboró una propuesta de Estatuto de Directivo Público que garantice la independencia de los intereses políticos y despolitizar las Administraciones Públicas. Por su parte, Eva Belmonte en CIVIO, se hace eco y denuncia que el gobierno sigue ocultando dónde tienen acciones los altos cargos de la Administración General del Estado, datos que sí aparecen en otras declaraciones de bienes publicadas por algunas Comunidades Autónomas y el Congreso de los Diputados.

Esto es lo que hay. ¿Menos es más? ¿Tenemos que conformarnos con estas migajas? Pienso que no. La figura del alto cargo en la Administración General del Estado debería ser un referente en cuanto a la transparencia y la publicidad de sus bienes, así como de sus actuaciones públicas y privadas en el ejercicio de su cargo.

¿Tanto tienen que ocultar? Esto no es digno de un país que aspira a ser cada vez más avanzado y moderno. Sinceramente, estamos muy lejos de otros países democráticos, pero al menos el gobierno de Pedro Sánchez ha dado un primer paso aprobando este reglamento, que el gobierno de Mariano Rajoy se negaba a hacer realidad saltándose así la propia Ley, esa de la que tanto siguen haciendo gala y exigiendo el cumplimiento a los demás, que no a ellos mismos.

Rajoy ya no está, ahora votarán a Casado. O a Rivera. Estoy convencido de que se hará realidad el refrán que dice “otro vendrá que bueno me hará”. Hasta te echaremos de menos Mariano.

O no…

https://icaitam.wordpress.com/2018/09/29/reglamento-regulador-del-alto-cargo-en-la-age/

0 Comentarios

Contesta

Licencia Creative Commons Red Social NovaGob, (cc) 2020.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account