Cinco preguntas para empezar un blog

un cura haciendo un blog

Seguramente alguna vez hayas pensado en que hay algo de lo que sabes y que crees que podría interesar a otras personas. Muy posiblemente, si lo has intentado en el mundo «físico» o has tenido que buscar a gente que le guste tanto el tema como a tí, o bien tus familiares y amigos han acabado por huir de ti. Sin embargo, todo el mundo digital permite que lo hagas no solo sin que la gente te llame pesado, sino encontrando a mucha gente a la que puede gustarle de lo que hablas y que no podrías conocer en tu barrio. Si ese es tu caso necesitas abrir un blog. 

Puede que hayas tenido esta idea antes, o puede que no, pero siempre el primer bache es ¿Cómo lo hago? Y no me refiero al tema tecnico, sino ¿Cómo hago para hablar de lo que me gusta, que interese a los otros y que logre que esa gente que hay por ahí me quiera leer? Pues aquí te damos las cinco primeras preguntas a responder.

¿Qué quiero lograr con mi blog?

La primera pregunta, la madre del cordero, es saber qué es lo que quiero lograr escribiendo sobre un tema. A veces puedes querer conocer a otras personas; en otros casos, puede que quieras dar eco a algo que te interesa o, en muchos caso, quieres que la gente sepa lo que haces y de lo que eres capaz. Todas estas opciones son legítimas y lógicas, pero cada una de ella te llevará a un modo distinto de escribir.

¿Quieres conocer gente que le gusta lo mismo que a ti? Entonces puedes utilizar términos «de nicho», y con una profundidad de detalle muy importante. Si, por ejemplo, quiero encontrar gente a la que le guste mucho Star Wars, muy posiblemente tenga que lanzarme a hablar, por ejemplo, de la evolución de las armaduras mandalorianas en el universo expandido. Así la gente a la que le gusta mucho entrará, pero los que no están muy iniciados huirán como de la peste. ¿Quieres dar eco a lo que te interesa? Tendrás que hablar mucho de este tema desde diferentes enfoques pero utilizando términos más amplios. En el caso del que hablamos, sería hablar de la evolución de las armaduras en Star Wars. ¿Y si quieres que sepan lo que tu haces? Es muy importante hablar desde el plano de la vivencia personal. En el caso de las armaduras de  Star Wars, estaríamos hablando de mi colección de figuras y cómo y dónde la he ido encontrando y lo absolutamente feliz que me hace.

¿A quién quiero que llegue mi blog?

Según lo que queremos que haga el blog, veremos a quién le estamos escribiendo. ¿Son personas muy interesadas en el tema? ¿Son personas que podrían estar interesadas, pero que no lo conocen? ¿Qué es lo que les puede llamar la atención? Si, por ejemplo, quiero llegar a los personas dedicadas a la Intervención local sobre el tema de transparencia presupuestaria, usaremos un lenguaje técnico en el tema presupuestariuo (y no tanto en el tema tecnológico), usando términos muy relacionados con ese ámbito. Que le hables de portales de transparencia locales para interventores, es mejor que titules sobre «presentación de desempeño presupuestario en portales de transparencia» que de «estándares abiertos de intercambios de datos presupuestarios» (todo esto lo digo suponiendo, que no tengo ni idea).

¿Qué puede ser lo interesante para el público de mi blog?

Si queremos hacer un blog que logre algo y que llegue a un público tenemos que pensar ¿Qué es lo que le pude interesar? Puede parecer una obviedad, pero dentro de un tema hay cientos de asuntos y enfoques que definen el matiz de lo que es interesante para tu público. Por un lado esto supone una parte importante de empatía y de reflexión acerca de ese tema, pero además, con el tiempo se puede ver que temas se leen, comentan o comparten más… y ahí es donde tiene que ir explorando.

¿Por qué mi blog es especial?

Sin embargo hay mucha gente publicando en Internet y esto es como una jungla. Así que lo que tienes que hacer es dotar de personalidad a tu proyecto y, para ello, como en las comedias románticas, el consejo es «se tu mismo». Pero ser tu mismo no es que uses tus coletillas en el blog sino que, siendo muy honesto, sepas qué puntos de tu personalidad son más atractivos. ¿Eres bueno contando chistes? ¿Eres muy meticuloso? ¿Eres el que más sabe de nacionalismo kurdo en el siglo XIX? Sea lo que sea, es lo que debes aportar a tu blog.  Es tu personalidad y tu desarrollo de la misma la que realmente te puede diferenciar de todos los que hablan de lo mismo que tu.

 

¿En qué tengo que poner atención?

Mi principal consejo es centrarnos en dos cosas: la periodicidad y la interacción. En primer lugar, un blog es como una planta: hay que dedicarle tiempo y esfuerzo de manera constante. Busca un ritmo de publicación que puedas mantener sin que sea insoportable, y mantenlo, aunque no tengas nada que decir. ¿Por qué? Por que primero, la experiencia es lo que mejorará tu conocimiento del tema, tu personalidad y tu estilo propio. El post malo que escribas de aquí a un año será mucho mejor que el mejor post que escribas ahora simplemente por la práctica.

En segundo lugar, la publicación periódica es lo que nos permite ejercer el método de ensayo y error. Esto lo vamos a ver cuando veamos que mucha gente comparte, comenta o, incluso, te trolea. Fijate que temas tienen más lectura (con Google analytics)  y cuales provocan más movimiento. Si hay agitación, es que has encontrado algo.

 

Básicamente, escribir un blog es una manera estupenda de crecer personal y profesionalmente que recomiendo a todo el mundo.

La cuestión es que no se trata tanto de encontrar una respuesta rápida a cómo hacerlo, sino de ir encontrando tu propia manera de hacer oir tu voz.

 

0 Comentarios

Contesta

Licencia Creative Commons Red Social NovaGob, (cc) 2019.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account