Curso UAH

El papel de los órganos colegiados en la Gobernanza Pública

* Este post fue anteriormente publicado en el blog del PEGIP 2020.

La Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público regula en su artículo 7 los órganos consultivos y dedica su sección tercera a los órganos colegiados de las distintas Administraciones públicas:

Los órganos colegiados, de los que existe una amplísima diversidad (en el área de actuación, en su número de personas miembros, en su composición, en su naturaleza, en la tipología de órganos, en sus funciones…), son el mecanismo más común de coordinación entre administraciones públicas y de participación estable de la ciudadanía en las administraciones públicas, tanto en Euskadi como en nuestro entorno. En no pocos casos, se han ido creando como estrategia de participación desde la década de los ochenta del siglo pasado en todos los niveles de gobierno, constituyendo la principal forma de interlocución de los gobiernos con colectivos asociativos.

No encontramos, sin embargo, muchos procesos de análisis y evaluación de su funcionamiento, su actividad y su impacto en las políticas públicas; tampoco han merecido, en general, la atención de los medios de comunicación y, aunque en los últimos años las políticas en materia de transparencia y publicidad activa van visibilizando más cada día la actividad de las Administraciones Públicas, podemos afirmar que existe una asignatura pendiente al respecto, a pesar de su relevante papel en no pocos procedimientos y en la adopción de las decisiones sobre las políticas públicas.

No obstante, ni la falta evaluación ni el escepticismo y percepción, más o menos frecuente, del fuerte componente formal en muchos de los órganos colegiados, han supuesto el abandono de los mismos.

De hecho, desde hace ya un tiempo considerable, las referencias sobre los órganos colegiados apuntan hacia una preocupación por su sobredimensionamiento, señalando una excesiva proliferación, cuestionando su eficacia, su eficiencia y su real impacto en el diseño, ejecución y evaluación de las políticas públicas.

En los últimos años, fundamentalmente desde 2015, algunas corporaciones locales en el Estado están desarrollando planes para revitalizar y reactivar su funcionamiento, de forma que su estudio forma parte del III Plan de Gobierno Abierto que está desarrollando el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, CEPC.

Experiencia reciente cercana la encontramos en el proyecto assoDEM[1] del Plan Nacional I+D+i de la Secretaría de Estado de Investigación que está llevando a cabo el Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) sobre el funcionamiento de los consejos de participación en los distintos niveles de la Administración Pública (estatal, autonómica y local).

Órganos colegiados y Gobernanza multinivel en Euskadi

Muchos órganos colegiados han sido creados con el propósito de una coordinación interinstitucional, entre diferentes niveles de gobierno en Euskadi, con o sin la participación de la ciudadanía.

Ya en 1994 el Informe de la Comisión para la racionalización y Mejora de la Administración Pública, CORAME incluyó entre las medidas para renovar la estructura organizativa del Gobierno y la Administración del País Vasco la de “reducir el número de comisiones y racionalizar su funcionamiento” (medida 13 del capítulo 3.2. “Simplificar las estructuras organizativas”).

Proponía dicho informe “sustituir algunas de las comisiones existentes por mecanismos sencillos y ágiles de coordinación” y señalaba un “amplio margen para mejorar el funcionamiento actual” con las siguientes orientaciones:

  • Ajustar la composición de los órganos colegiados
  • Dotar a las comisiones de capacidad de decisión
  • Asegurar una mejor preparación y seguimiento de las reuniones
  • Asegurar una buena coordinación entre departamentos y administraciones y fomentar una comunicación lateral permanente y fluida, que, sólo en la medida de lo necesario, debe concretarse en la formación de grupos de trabajo temporales o mecanismos de enlace formalizados
  • Limitar temporalmente la vigencia de las comisiones y comités en función de la existencia de una efectiva necesidad de coordinación

En 2006 el Acuerdo de Consejo de Gobierno sobre Líneas Estratégicas Básicas de la Gobernanza en Euskadi: “un modelo de innovación y evaluación de políticas públicas en la Administración Pública de Euskadi”, incluía el eje de actuación III: Contribución de la Administración Pública de Euskadi a la Gobernanza vasca: extensión de la planificación general al ámbito interinstitucional como instrumento de cohesión (el Consejo Vasco de Políticas Públicas).(…)

En dicha legislatura también, el Convenio Gobierno Vasco – Eusko Ikaskuntza dio lugar a la Reflexión para un Sistema de Gobernanza en la Comunidad Autónoma del País Vasco, 2007, en la que se apuntaba la misma cuestión entre las claves de la arquitectura del modelo de Gobernanza y la necesaria coordinación del Sistema Vasco de Gobernanza.

En 2010 el Grupo de Trabajo constituido a instancias del Acuerdo de Consejo de Gobierno de 9 de febrero de 2010 elaboró el “Documento de reflexión relativo al marco normativo actual y de los órganos colegiados”. Respecto a los informes emitidos por los órganos colegiados en el procedimiento de elaboración de disposiciones normativas de carácter general (el supuesto mayoritario de los informes de estos órganos), dicho Grupo de Trabajo señaló algunas medidas y recomendaciones que siguen estando vigentes en la actualidad, por lo que se recogen en el presente Plan.

La aprobación de la Ley 2/2016, de 7 de abril de 2016, de Instituciones Locales de Euskadi, constituye, en este ámbito, un hito decisivo que marca un antes y un después en lo que respecta a los foros de encuentro, deliberación y acuerdo, llamados a hacer efectiva la cooperación entre administraciones y facilitar el consenso que ha de presidir el diseño e implementación de las políticas que afectan a varios actores públicos.

El Consejo Vasco de Políticas Públicas Locales, que se crea en su artículo 83 integra, en términos de paridad, a representantes de los tres niveles institucionales de Euskadi y asume, entre otras, la función de “promover la colaboración interadministrativa y el intercambio de información entre la Administración de la Comunidad Autónoma de Euskadi, las diputaciones forales y las administraciones locales”; debatir y poner en común “las políticas públicas de carácter sectorial y sus implicaciones en los diferentes niveles de autogobierno”; y “promover sistemas de cooperación o, en su caso, de coordinación, para la gestión integrada de las políticas públicas por los diferentes niveles de gobierno”.

Se trata de una oportunidad para la revisión de la constelación de foros de encuentro y cooperación de composición multinivel, de diferente naturaleza y condición pero de similar configuración existentes hasta la fecha, con el fin de racionalizar, simplificar y dotar de mayor transparencia a la Gobernanza multinivel, evitando repeticiones innecesarias.

La entrada en vigor de la Ley 2/2016 ya supuso la eliminación del Consejo Municipal de Euskadi, pero podría conllevar, igualmente, la desaparición de otros foros de encuentro y cooperación cuyas funciones puedan ser subsumidas por el nuevo Consejo, con el fin de evitar redundancias.

Órganos colegiados y la dimensión externa de la Gobernanza: las relaciones con la ciudadanía, individual y asociativa

La creación de órganos colegiados participativos viene constituyendo desde hace años la forma de participación estable de la ciudadanía, individual y/o asociativa, en los procesos de toma de decisiones en las políticas públicas, más allá de los clásicos trámites de audiencia y de información pública previstos en algunos procedimientos, y del más reciente de consulta previa en algunos casos como el de disposiciones normativas de carácter general.

En este sentido, los órganos colegiados juegan, deberían jugar, un relevante papel en la dimensión externa de la Gobernanza; es decir, en las relaciones con la ciudadanía que, tanto si la interacción se produce de manera individual como si se produce de manera colectiva, deben articularse en torno a un triple eje: transparencia, participación y planificación-evaluación.

Un triángulo conceptual, concebido como un ciclo coherente, porque la transparencia es necesaria para que la ciudadanía disponga de la información suficiente y de calidad que precisa de cara a participar, de manera responsable y documentada en los asuntos públicos y ambas, transparencia y participación, son a su vez imprescindibles para evaluar el impacto real de las políticas públicas. La evaluación, por su parte, da sentido a la transparencia, a la que dota de contenidos útiles. Dicho triángulo: transparencia, participación y evaluación debería inspirar el funcionamiento de los órganos colegiados.

Esta apuesta, recogida en el Libro Blanco de Democracia y Participación Ciudadana para Euskadi, nos está llevando a reformular las relaciones entre las administraciones y la ciudadanía, en un modelo de gobernanza que busca reconocer y actuar sobre las capacidades públicas y privadas de la sociedad vasca con el objetivo de favorecer el compromiso colectivo para la creación de valor público.

Entre los compromisos de despliegue del Libro Blanco se encuentra el “análisis crítico en torno a los procesos y canales formales de participación que existan en Euskadi. Se destaca la importancia de realizar una revisión de los consejos y órganos participativos/consultivos integrados en las estructuras para ver su encaje en el despliegue del Libro Blanco: qué valor pueden aportar al mismo o incluso si pueden suponer una barrera a la participación”.

Órganos colegiados y la dimensión interna de la Gobernanza: la coordinación interdepartamental

Finalmente, los órganos colegiados se han perfilado desde hace tiempo como el mecanismo estable y formal de la intra-coordinación de esta Administración, tanto la interdepartamental en el seno del Gobierno Vasco, como entre el propio Gobierno Vasco y su Administración Institucional.

No son pocas las denominadas “Comisiones Interdepartamentales” y similares que deberían estar llamadas a jugar un papel relevante en la dimensión interna de la Gobernanza, en la búsqueda de la visión transversal, integral y organizacional de las políticas públicas de la Administración General de la CAE .

 

Autora: Mónica Soto del Río (Dirección de Atención a la Ciudadanía e Innovación y Mejora de la Administración)

Bilbiografía:

[1] Accountable autonomy? Examining multilevel associational democracy in Spain, 2017. Rico Motos,C. et cols.

Reviewing participatory motivations in multilevel advisory councils, Paper presented at the workshop “Can Participatory Reforms Save Representative Democracy”, Joint Sessions of the ECPR, Nicosia, April 2018.Font Fabregas, J et cols.

1 Comentario
  1. Muy interesante !! Gracias por compartir

Contesta

Licencia Creative Commons Red Social NovaGob, (cc) 2019.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account