La di-gestión del cambio en los procesos de implantación de la Administración Electrónica.

Cuando llevamos poco más de tres meses desde que empezara formalmente en la Diputación de Castellón el proceso de implantación de la nueva plataforma de Administración Electrónica puedo decir, si es que se me permite por parte de todos mis compañeros, que el cambio está siendo menos traumático de lo que esperábamos. No quiero quitarle hierro al asunto, ojo, porque hemos sufrido mucho, le hemos echado más horas que un tonto y hemos realizado grandes esfuerzos para concienciar a la gente de que éste era un cambio necesario, de que no era en absoluto un salto al vacío, y de que con el tiempo veríamos los resultados.
Y que nos hemos encontrado después de todo esto? pues buena disposición de los empleados, gran implicación del staff y apoyo incondicional del equipo de gobierno y la oposición. Que más se puede pedir?

Yo, pardillo de mí, ya había preparado una batería de argumentos dispuestos para descargar al primero que se me pusiera chulito con el tema. Pero no me ha hecho falta. Si os acordáis, hace tiempo publiqué una entrada donde ya temía la dificultad de todo este proceso, de los enormes problemas que surgen en el inicio de todo gran proyecto. No obstante, he de decirnos que más que gestión del cambio está siendo una di-gestión del mismo, lenta y pesada si queréis, pero mucho menos indigesta de lo que apuntaba.

Nada de aplicar a rajatabla la jerarquía de las resistencias de Nieder y Zimmerman. No han habido, entonces, grandes planes de formación para los que no podían adaptarse al cambio (se han improvisado sobre la marcha las sesiones formativas que han hecho falta para cogerle el punto a la aplicación); ni ha habido tampoco un plan de comunicación interna para los que no sabían (nos hemos hartado a mandar por mail a todos los empleados un montón de circulares e instrucciones informando sobre la marcha de cómo tenían que ir actuando) y, por último, tampoco hemos evaluado a los que no querían, sencillamente los hemos intentado convertir a la causa.

De ahí que quiera desmitificar, si se puede, desde esta entrada la gestión del cambio en los procesos de implantación de la Administración Electrónica. Porque si algo tiene de bueno el coger un poco tarde este tren es que, primero, la gente de la organización ya sabe por qué paradas hay que pasar y dónde se quiere bajar y, segundo, todos hemos aprendido de los anteriores descarrilamientos.

Quería terminar con tres correos que he recibido hoy después de haberles mandado ayer a todos mis compañeros (y a los consultores de la empresa que nos acompaña en este viaje) un mail de agradecimiento por el esfuerzo realizado y por la paciencia que están teniendo.

El primero de ellos decía, literalmente así: «Resulta gratificante el ver que alguien reconoce y agradece los esfuerzos que uno realiza, y más en estos tiempos que corren en los que, por desgracia, nadie te reconoce nada…Gracias Borja».

El segundo, de uno de los consultores, decía: «Gracias Borja. Por experiencia te aseguro que todo el proceso de implantación de este proyecto hubiera sido mucho más costoso sí no contáramos con un apoyo tan grande como el que tú nos das. Es un verdadero placer trabajar a tu lado. Enhorabuena».

Y, finalmente, el último, de un gran amigo, apuntaba: «Sinceramente, he de decirte que ya era hora de que nos subiéramos al carro de esto de la e-Administración, porque ya pensaba que íbamos a ser los últimos, cuando todos ya han llegado ahora nosotros nos ponemos e marcha, pero nunca es tarde! Mucha suerte en tu cometido».

No sé si me paso de listo diciendo que esto es más fácil de lo que parecía, supongo que sí, habida cuenta del camino que todavía nos queda por recorrer, pero me da la sensación que el caldo de cultivo que hay es más que suficiente para que esto llegue a buen puerto. Ojalá sea así.

Por último, y ya reflexionando para mis adentros, he llegado a la conclusión de que la gestión del cambio o, mejor dicho, la DIGESTION DEL CAMBIO sólo puede combatirse, o bien con bicarbonato, o bien con LIDERAZGO, MOTIVACIÓN E IMPLICACIÓN.
Nos vamos leyendo.

0 Comentarios
  1. Autor

    Hola Francisco, pues tienes toda la razón del mundo, porque a pesar de que hay muchísimas experiencias consolidadas de eAdminis es un sector tan cambiante que nunca sabemos por donde van a ir los tiros, ahora, sin ir más lejos, con la fusión de la Ley 30/92 y la Ley 11/07 vamos algo perdidos, pero con con un poco de estrategia y muuuuuuucha paciencia, al final todo se consigue. 

    Nuestro proyecto de eAdministración no es más que un potente gestor de expedientes, que incluye además de los servicios de sede electrónica, registro y notificación telemática, los nodos de enlace para los servicios de interoperabilidad que nos conecte con todos los municipios de la provincia y alguna cosa mas. La gracia está en que hemos arrancado al mismo tiempo la plataforma de licitación electrónica y estamos trabajando a tope con el punto de acceso de facturación electrónica y el portal de transparencia…es decir, bastante entretenidos!

     

    Saludo

  2. Pues enhorabuena Borja! Existen bastantes dudas y cierto escepticismo sobre cómo va a resultar todo el proceso de implantación de la eAdministración, y sobre sus resultados, pero ejemplos positivos como el vuestro pueden ayudar enormemente a otras administraciones que están pasando por el mismo proceso de cambio en estos momentos. ¿En qué consiste vuestra plataforma de eadministración? 

    Gracias por compartir

    Saludos!

Contesta

Cuando llevamos poco más de tres meses desde que empezara formalmente en la Diputación de Castellón el proceso de implantación de la nueva plataforma de Administración Elctronica puedo decir, si es que se me permite por parte de todos mis compañeros, que el cambio está siendo menos traumático de lo que esperábamos. No quiero quitarle hierro al asunto, ojo, porque hemos sufrido mucho, le hemos echado más horas que un tonto y hemos realizado grandes esfuerzos para concienciar a la gente de que éste era un cambio necesario, de que no era en absoluto un salto al vacío, y de que con el tiempo veríamos los resultados. 

Y que nos hemos encontrado después de todo esto? pues buena disposición de los empleados, gran implicación del staff y apoyo incondicional del equipo de gobierno y la oposición. Que más se puede pedir? 













Yo, pardillo de mi, ya había preparado una batería de argumentos dispuestos para descargar al primero que se me pusiera chulito con el tema. Pero no me ha hecho falta. Si os acordáis, hace tiempo publiqué una entrada donde ya temía la dificultad de todo este proceso, de los enormes problemas que surgen en el inicio de todo gran proyecto. No obstante, he de decirnos que más que gestión del cambio está siendo una di-gestión del mismo, lenta y pesada si queréis, pero mucho menos indigesta de lo que apuntaba. 

Nada de aplicar a rajatabla la jerarquía de las resistencias de Nieder y Zimmerman. No han habido, entonces, grandes planes de formación para los que no podían adaptarse al cambio (se han improvisado sobre la marcha las sesiones formativas que han hecho falta para cogerle el punto a la aplicación); ni ha habido tampoco un plan de comunicación interna para los que no sabían (nos hemos hartado a mandar por mail a todos los empleados un montón de circulares e instrucciones informando sobre la marcha de cómo tenían que ir actuando) y, por último, tampoco hemos evaluado a los que no querían, sencillamente los hemos intentado convertir a la causa. 
De ahí que quiera desmitificar, si se puede, desde esta entrada la gestión del cambio en los procesos de implantación de la Administración Electrónica. Porque si algo tiene de bueno el coger un poco tarde este tren es que, primero, la gente de la organización ya sabe por qué paradas hay que pasar y dónde se quiere bajar y, segundo, todos hemos aprendido de los anteriores descarrilamientos. 
Quería terminar con tres correos que he recibido hoy después de haberles mandado ayer a todos mis compañeros (y a los consultores de la empresa que nos acompaña en este viaje) un mail de agradecimiento por el esfuerzo realizado y por la paciencia que están teniendo. 
El primero de ellos decía, literalmente así: «Resulta gratificante el ver que alguien reconoce y agradece los esfuerzos que uno realiza, y más en estos tiempos que corren en los que, por desgracia, nadie te reconoce nada…Gracias Borja«. 
El segundo, de uno de los consultores, decía: «Gracias Borja. Por experiencia te aseguro que todo el proceso de implantación de este proyecto hubiera sido mucho más costoso sí no contáramos con un apoyo tan grande como el que tú nos das. Es un verdadero placer trabajar a tu lado. Enhorabuena«. 
Y, finalmente, el último, de un gran amigo, apuntaba: «Sinceramente, he de decirte que ya era hora de que nos subiéramos al carro de esto de la e-Administración, porque ya pensaba que íbamos a ser los últimos, cuando todos ya han llegado ahora nosotros nos ponemos e marcha, pero nunca es tarde! Mucha suerte en tu cometido«
No se si me paso de listo diciendo que esto es más fácil de lo que parecía, supongo que sí, habida cuenta del camino que todavía nos queda por recorrer, pero me da la sensación que el caldo de cultivo que hay es más que suficiente para que esto llegue a buen puerto. Ojalá sea así. 
Por último, y ya reflexionando para mis adentros, he llegado a la conclusión de que la gestión del cambio o, mejor dicho, la DIGESTION DEL CAMBIO sólo puede combatirse, o bien con bicarbonato, o bien con LIDERAZGO, MOTIVACIÓN E IMPLICACIÓN. 


Original: http://borjacolon.blogspot.com/2014/02/la-di-gestion-del-cambio-en-los.html
por: Borja Colón
Publicado: February 28, 2014, 7:22 am

0 Comentarios

Contesta

Licencia Creative Commons Red Social NovaGob, (cc) 2021.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account