lobby de datos

Ayer por la tarde, en el Instituto de Empresa (@IEBusiness) tuvo lugar una interesante conferencia-coloquio: sobre “Campañas de Big Data: el nuevo lobby de datos”, organizado por David Córdova (@davidcordova0) Director del Programa Superior Lobby&Advocacy: Gestión transparente de intereses públicos y privados.

En la presentación del evento se dice: «creemos que el Big Data abre un espacio para que aquellos que participan en la toma de decisiones en una sociedad puedan influir legítimamente, de ahí que hayamos querido utilizar la expresión de “lobby de datos”. Aunque se añade que «queremos presentar esas oportunidades desde distintas ópticas: 

– la de un alto directivo de una las operadoras de telecomunicaciones más grandes del mundo: Carlos López Blanco, Director Global de Asuntos Públicos y Corporativos de Telefónica (@clopezbl)

– la de una periodista de investigación, que ha podido constatar cómo su información basada en datos está transformando regulaciones: Mar Cabra, Periodista de Investigación y Analista de Datos para el International Consortium of Investigative Journalists (@cabralens)

– la de un diputado, que ha de tomar decisiones en el Congreso en un entorno de creciente complejidad: Pablo Casado, Diputado en el Congreso y Portavoz de la Comisión para la Unión Europea del Congreso (@pablocasado_

– y la de un experto y consultor en transparencia, democracia y TICs, que conoce cómo aprovechar estas herramientas para el desarrollo de campañas de movilización social: Profesor Titular de Derecho Constitucional, Universidad Complutense de Madrid (@rafarubio

En efecto, igual que hay un «periodismo de datos», o basado en datos, puede decirse que también hay un «lobby de datos», o basado en datos. Aunque soy de los que piensan que el buen periodismo y el buen lobby debe estar siempre basado en datos veraces, porque sólo desde la fiabilidad de la información se puede formar un juicio correcto y tomar decisiones acertadas.

Biga Data y Participación Ciudadana

Pero, dejando aparte el «periodismo de datos» o el «lobby de datos», la aplicación del «big data» también puede servir a los Gobiernos y Parlamentos para analizar las opiniones de los ciudadanos, sobre cualquier asunto, en tiempo real; y disminuir la brecha que existe actualmente entre la Política y la Sociedad.

Se dice que las características del «Big Data» se resumen en las 3 uves: Volumen (de datos), Variedad (de fuentes) y Velocidad (de generación, captura y análisis), a los que algunos añaden una cuarta uve: la veracidad; e incluso, una quinta: el valor (reducción de costes, eficiencia operativa, mejoras de servicio, conocimiento del cliente o administrado, etc), si bien puede decirse que la veracidad es una condición previa y el valor es la finalidad del proceso.

Pues bien, si se aplica el «Big Data» a las opiniones de los ciudadanos, especialmente a las volcadas en la red (tanto en webs, como en blogs y redes sociales), se puede tener una valiosísima información de los problemas que preocupan a los ciudadanos o de la opinión que éstos tienen sobre cualquier tema, mucho más valiosa (por volumen de datos) e inmediata (casi en tiempo real) que cualquier encuesta, sea oficial o privada.

Creo que no tardaremos mucho en ver la utilización de este tipo de herramientas, tanto por las Administraciones como también por los Parlamentos, como ya lo hacen muchas empresas en relación con las opiniones de sus clientes. Sin duda será una buena forma de seguir avanzando en un gobierno y parlamento abierto, transparente y participativo. 

Y ello al margen de los canales formales de participación administrativa o política, porque no se trata sólo de que Parlamentos y Administraciones abran canales de acceso y participación de los ciudadanos, sino de que las instituciones vayan a donde están y opinan los ciudadanos y realicen escuchas activas de lo que dicen, y luego actúen en consecuencia.

El buen uso de estas herramientas será, sin duda, un apoyo importante para la toma de decisiones (junto a otras, que ya se usan en las grandes empresas y que podrían aplicarse a Parlamento y Administraciones, como son los Cuadros de Mandos). Sólo hay algo peor en un «gobernante» (tanto legislativo como ejecutivo) que tomar decisiones por maldad, y es tomar decisiones por ignorancia.

 

0 Comentarios
  1. Excelente aportación sobre el poder del big data o datos masivos para las administraciones públicas. Este asunto refleja una de las principales áreas de trabajo del sector público en el futuro próximo. De hecho, el policy modeling (si a alguien nos aporta una traducción, por favor, que nos ayude) implica la combinación de técnicas de simulación de datos para el análisis de políticas públicas con la adopción de decisiones públicas en escenarios colaborativos. Vaya, un potencial espacio de encuentro de la transparencia, participación y colaboración.   

  2. Autor

    muchas gracias! sin duda es una de las líneas de trabajo y de investigación en los próximos años (aunque espero que sea más lo primero, con resultados concretos).

Contesta

Licencia Creative Commons Red Social NovaGob, (cc) 2021.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account