Los 10 mandamientos

“Un estado es gobernado mejor por una buena persona que por una buena ley” (Aristóteles)

Esta no es una entrada de cine, pero seguro que les he hecho recordar, por un instante, la espectacular película de Cecil B. DeMille.

Esta tampoco es una entrada de religión, pero sí de filosofía, que es su prima no fanática. Ante todo, aplaudimos todos los códigos éticos, de buen gobierno y demás que proliferan últimamente (valga este ejemplo; y este). También encontramos principios de conducta tanto en la Ley de transparencia como en el Estatuto del Empleado Público. Pero ¿qué tal un código extremadamente sencillo? Algo realmente fácil de recordar…

El caso es que tomando como referencia los Mandamientos de la Biblia, tal cual, podríamos extrapolarlos casi literalmente como una especie de código ético de los empleados públicos (en cursiva solo los mandamientos “adaptados”):

  1. Amarás el servicio público sobre todas las cosas.
  2. No tomarás el nombre de tu Administración en vano.
  3. Santificarás las fiestas (sin abusar de los puentes).
  4. Honrarás a tu padre y a tu madre.
  5. No matarás la ilusión de tus compañeros, ni la de los ciudadanos.
  6. No cometerás actos corruptos.
  7. No robarás.
  8. No darás falsos testimonios ni mentiras.
  9. No consentirás pensamientos ni deseos impuros.
  10. No codiciarás los bienes ajenos.

Quizá no les haya sonado moderno. Podría faltar alguna específica sobre igualdad e igualdad de género, mientras que otras, como la de los pensamientos impuros, pueden sonar anacrónicas. Sin embargo a mi la palabra impuro me cuadra muy bien en una de sus acepciones, cuyos sinónimos son “mezclado, manchado, adulterado, corrompido, sucio, turbio, contaminado, viciado”. No queremos una administración corrompida, turbia o viciada, evidentemente.

En cualquier caso no se puede negar que estos son, sin duda, unos buenos 10 mandamientos (o consejos éticos) para todas las personas que están al servicio de lo público… Algunos son especialmente eficaces, como el 4º, “honrarás a tu padre y a tu madre”, que es como decir: “actúa de tal manera que tus padres estarían orgullosos de ti”. En realidad a mí no me hace falta ninguno más.

IMG_4342

Pero si no les gustan, siempre pueden acudir a este maravilloso documento de 1953, dado en Medellín (“Mandamientos de los empleados del municipio”):

Mandamientos funcionarios

Finalmente, no podemos dejar de recordar el “Compromiso del innovador público” elaborado por la plataforma Club de Innovadores Públicos, así como otros documentos que se incorporan como Anexos (o bien que se citan en las entradas que se adjuntan) .

Anexos.

2 Comentarios
  1. Hola Victor como este año no estuviste por el congreso de Novagob te perdiste estos Mandamientos que podemos contrastar, aunque el primero no lo cambio, yo no diria amarel servicio publico, si no amar a los ciudadanos/as sobre todas las cosas.
    https://es.slideshare.net/MaximoFraile/10-mandamientos-para-obtener-beneficios-y-generar-valor-pblico
    Ya nos diras si coincidimos o no.
    Tambien estan los dos mandamientos en los que se encieran los 10
    Un saludo

  2. Como siempre muy acertado

Contesta

Licencia Creative Commons Red Social NovaGob, (cc) 2020.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account