TRABAJO EN SOLITARIO

aisladoLas situaciones de trabajo aislado, es decir, aquellas que se realizan en soledad, con la imposibilidad de contar con otros compañeros que desarrollen su labor en el mismo lugar o área de trabajo exponen a los trabajadores a posibles riesgos de seguridad y psicosociales íntimamente relacionados entre sí.

En el ámbito de la seguridad se pueden considerar los riesgos de accidentes derivados del fallo en la fiabilidad del sistema humano-máquina, el que puede originarse por errores o incertidumbres por parte de la persona que trabaja en situación de aislamiento; y es en la medida que el trabajador ejecuta sus tareas aisladamente, que es más fácil que se  produzcan estos errores. Por otra parte, se encuentra la falta de apoyo después de un accidente o una situación crítica: cuando se produce un accidente la actuación inmediata es imprescindible, pero si se desarrollan tareas en forma aislada, esta actuación inmediata no está garantizada.

Desde la perspectiva psicosocial se observa que en trabajos rutinarios, la ausencia de otras personas puede implicar aburrimiento o un descenso en la vigilancia y control, así como también podría verse alterada la percepción del tiempo. A nivel cognitivo, resalta la importancia en cuanto a la entrega de información, formación y medios para la toma de decisiones; y dada las características de estas condiciones de aislamiento, el trabajador estará obligado a recurrir a su propia experiencia de trabajo.

Las respuestas mediante la representación mental del proceso productivo, así como posibles disfunciones del entorno y de la organización del trabajo, junto con la propia experiencia laboral, no son fáciles para un trabajador en esta situación, precisamente, porque este proceso requiere necesariamente el intercambio de conocimientos y  experiencias con otros compañeros de trabajo. Esto podría generar incertidumbre sobre cómo desarrollar sus actividades laborales, produciendo un desequilibrio emocional en el propio trabajador y una reacción inadaptada en caso de situación imprevista. El trabajo aislado puede dar lugar a una carga psicológica que podría traducirse en un sentimiento de soledad o angustia.

En algunas actividades laborales, podríamos identificar casos de fatiga física y psicológica, producida por la falta de ayuda proveniente de sus compañeros o su supervisor. Bajo estas condiciones, se aumenta la probabilidad de que la persona tome decisiones erróneas, que pudieran desencadenar un incidente o accidente laboral.

Las medidas de actuación en el terreno psicosocial se centran en procurar los medios para que este trabajador no carezca de la información y el apoyo necesario para el desarrollo y desempeño de sus tareas. Es importante que el trabajador mantenga buenas relaciones con sus respectivas jefaturas, y que además cumpla con los requisitos para desempeñar su trabajo (competencias y experiencia). Asimismo, se debe considerar que el puesto de trabajo no conlleve grandes esfuerzos físicos y psicológicos durante la jornada.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es el manejo de información. Es recomendable que el trabajador disponga de una amplia información sobre lo que debe realizar,  conocimiento sobre el margen de decisión que tiene en su puesto de trabajo, posibles fallos que pueden ocurrir y sus consecuencias. Es aconsejable que se fomenten relaciones  cordiales entre la supervisión y los trabajadores que desarrollan actividades laborales bajo condiciones de aislamiento, así como las buenas relaciones entre el trabajador y los compañeros que trabajan en las áreas más cercanas o en el mismo turno.

Los trabajadores deberán, además, cumplir una serie de requisitos a nivel de aptitud psíquica, en particular una alta capacidad de superación ante la angustia que pudiera ocasionar el sentimiento de soledad; a nivel de aptitud física, en el sentido que su estado de salud general sea óptimo acorde a las funciones a realizar; y a nivel de aptitud  intelectual, siendo capaz de enfrentarse a situaciones problemáticas que deberán resolver, en muchos casos, por sí mismos.

El comportamiento y conocimiento acerca de cómo desarrolla sus actividades laborales
el trabajador bajo condiciones de aislamiento, deben ser controlados periódicamente,
y la frecuencia estará en función de los riesgos existentes así como de las condiciones de trabajo.

Finalmente, es necesario dar atención a los esfuerzos físicos y psicológicos del trabajo; la tarea que se desempeña en estos puestos de trabajo no puede dar lugar a fatiga, por lo tanto será necesario aplicar medidas organizacionales que reduzcan la posible carga de trabajo, pero que, al mismo tiempo, no incrementen los riesgos a trabajadores expuestos bajo condiciones de trabajo aislado.

El impacto sobre la salud debido a una situación psicosocial inadecuada, como lo es el trabajo bajo condiciones de aislamiento, puede afectar al trabajador: alteraciones fisiológicas tales como enfermedades cardiovasculares, alteraciones psicológicas, trastornos de la conducta y deterioro de sus capacidades cognitivas, o alteraciones emocionales, las cuales podrían estar condicionados por una situación de estrés o por la interacción con otros factores, como por ejemplo, su entorno físico y psicosocial.

Fuente: Erga bibliográfico – INSHT

Carlos Yebra Matiaci.


Original: https://icaitam.wordpress.com/2017/01/04/trabajo-en-solitario/
por: Carlos Yebra Matiaci
Publicado: January 4, 2017, 5:41 pm

0 Comentarios

Contesta

Licencia Creative Commons Red Social NovaGob, (cc) 2020.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account