Transparencia de las Administraciones Públicas: crear valor.

Desde hace un tiempo está de moda en muchos programas políticos, es la palabra clave en los debates actuales: Transparencia. Aunque han existido siempre mecanismos de control en las Administraciones Públicas, sí que el término Transparencia aporta nuevas implicaciones.

Uno de los ejes principales de la Transparencia es la publicidad activa, donde la información  es relevante porque es el elemento entorno al que gira el propio concepto de transparencia, la base sobre la que se sostiene. 

Es correcto pensar que sin información no hay transparencia, puesto que para conocer cómo se toman las decisiones políticas, cómo se manejan los fondos públicos o bajo qué criterios actúan las Instituciones Públicas es necesario conocer los datos, tener la información adecuada. 

Pero, ¿a mayor información, más transparencia? Esta es una pregunta clave para emprender una estrategia correcta en el ámbito de la transparencia.

Como principio general, la Ley de Transparencia establece que los sujetos correspondientes publicarán de forma periódica y actualizada la información cuyo conocimiento sea relevante para garantizar la transparencia de su actividad relacionada con el funcionamiento y control de la actuación pública, y detalla que la publicación será clara, estructurada y entendible para los interesados, y preferiblemente en formatos reutilizables, comprensibles, de acceso fácil y gratuitos y conforme al principio de accesibilidad universal y diseño para todos.

La publicación de la información va condicionada a una serie de criterios para ser útil, tener sentido y permitir una mejor fiscalización de la actividad pública. Sin estos criterios, la información puede convertirse en un argumento para la confusión. La publicación indiscriminada y masiva de datos no es inteligible para los ciudadanos,  no contribuye a un mayor conocimiento efectivo de las Administraciones Públicas, y al final no proporciona una mayor transparencia de las mismas.

La estrategia está no tanto en la cantidad de información que se publica, sino en la calidad de los datos que se proporcionan, y en la aplicación concreta de cada uno de los criterios detallados en las normas aplicables sobre la información de obligada publicación. Con toda esta información se está creando, además, una gran cantidad de datos, lo que puede denominarse el Big Data de las Administraciones Públicas. Si tenemos por bueno el principio que Big Data es el petróleo de la actualidad, las AAPP están creando valor a través de la Transparencia.

0 Comentarios

Contesta

Licencia Creative Commons Red Social NovaGob, (cc) 2020.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account